HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


sábado, 4 de noviembre de 2017

«INVERTIR EN LA FAMILIA»,
por José Antonio Hernández Guerrero




Invertir en la familia



En esta ocasión no tengo más remedio que poner las cartas sobre la mesa para que cada uno de los lectores extraiga las conclusiones pertinentes. Desde todos los ángulos de la sociedad se repite hasta el empacho que las raíces profundas de la mayoría de los problemas que padecemos en la actualidad y, por lo tanto, las claves de sus soluciones se adentran en el seno de las familias.


Todos coincidimos en que, cuando por razones culturales, económicas, laborales, psicológicas o sociales, la familia no funciona de una manera correcta, no sólo nos desequilibramos psicológicamente los esposos y los hijos, sino que, además, se resienten gravemente las demás actividades que desarrollamos en la sociedad. Estamos hartos de repetir que, la mayoría de las veces, el fracaso escolar, la adición a las drogas, el éxito profesional, el bienestar de los ancianos dependen, en última instancia, de la calidad de la vida familiar.


Por muy tópico que nos suene, hemos de seguir insistiendo en que la construcción de la personalidad, la transmisión de los valores morales, la configuración de las actitudes nobles y, en general, nuestra formación humana individual, social y profesional dependen, en gran medida, de la atmósfera que hayamos respirado en el hogar. Si fuéramos coherentes, la consecuencia que deberíamos extraer sería que estamos obligados a invertir más medios en alimentar la vida familiar, en restañar las heridas que producen las batallas y, en definitiva, en mejorar las condiciones que favorecen su crecimiento moral. A veces se da la paradoja de que, impulsados por la sincera intención de mejorar a la familia, abandonamos nuestros quehaceres familiares más esenciales. Gastamos la mayoría de nuestro tiempo, de nuestras ideas y de nuestras energías en unas tareas externas cuyos beneficios no siempre repercuten en el verdadero bienestar de nuestro cónyuge, en la educación de nuestros hijos o en la atención de nuestros mayores.


No tenemos más remedio que ser realistas y reconocer que la familia está situada en medio del barullo de la vida actual y que, teniendo en cuenta las amplias, profundas y rápidas transformaciones que hemos experimentado, nos resulta complicado cuidar los múltiples quehaceres de la vida familiar. Por eso hemos de admitir, al menos, que necesitamos buscar unos espacios de reflexión con el fin de encontrar nuevos modos de conciliar el trabajo con el ocio y que es urgente que nos preocupemos por descubrir unas fórmulas eficaces que nos ayuden a llevar a cabo la siembra de los valores más importantes, su laboreo e, incluso, la recolección de los frutos, en nuestros hogares, en ese terreno que, sin duda alguna, es el más grato, el más fértil y el más agradecido.


Los beneficios que no redundan en la mejora familiar, por mucho que lo coticen los mercados financieros o los agentes publicitarios, no sirven para enriquecer nuestra vida ni la de los seres que más queremos y que más nos quieren. Si no descubrimos que es en la familia donde disfrutamos de las alegrías más hondas y de las satisfacciones más auténticas, seguiremos malgastando nuestro tiempo y desperdiciando nuestras energías. Las inversiones más rentables serán las que dediquemos a conversar, a divertirnos y a disfrutar con nuestra familia, la institución que mayor garantía nos proporciona para defender la dignidad humana





José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre las Claves del bienestar humano el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo.


«LA SALA DE ESPERA»,
por José Antonio Hernández Guerrero,
(Claves del bienestar humano)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes enviar tu comentario a: